Compartir

EDEN PROJECT, EL OASIS SOSTENIBLE Y EDUCATIVO DE GRAN BRETAÑA

Ubicado en el condado de Cornualles, este jardín un viaje por el mundo a través de las plantas y su relación con las personas.

Podría parecer un enorme jardín tropical, con sus invernaderos, selvas tropicales y plantas de todo el mundo, pero Eden Project es mucho más que esto:   es  una puerta de entrada a las relaciones entre las plantas y las personas,  capaz de explicar la historia de la dependencia de la humanidad de la vida vegetal. Y lo consigue gracias a sus gigantescas burbujas a modo de invernadero que albergan dos biomas diferentes: en uno se reproducen los climas tropicales húmedos y en el otro los climas calientes y secos del mediterráneo.

Estas cinco esferas geodésicas conducen al visitante por manglares, cascadas, huertos de todo tipo y una excepcional variedad de plantas que permiten viajar en el espacio sin necesidad de salir de Cornualles, ubicado en el suroeste de Gran Bretaña.
Más que una atracción turística para el visitante, es un recurso para la educación y el conocimiento hacia un futuro sostenible. En este sentido, cuenta con actividades dedicadas a los más pequeños y eventos como retiros, cursos de arte botánico o conciertos que pretenden concienciar sobre el entorno en el que se está.
Con esta idea de mostrar las plantas más importantes del mundo, el empresario Tim Smit -quien ya había creado Lost Gardens de Heligan, también en Cornualles- ideó junto al arquitecto Nicholas Grimshaw este Edén a finales del siglo pasado. Por aquel entonces, era una cantera de arcilla prácticamente abandonada que, gracias a la necesidad de un gran espacio, acabó convirtiéndose en un jardín repleto de vida en marzo de 2001. También en una organización benéfica de carácter educativo que se destina a proyectos de transformación y programas de aprendizaje.