Compartir

¿DUERMES PERO NO DESCANSAS?

Imagina por un momento que, por más horas que duermas, siempre tienes sueño. Que te sientes cansado a todas horas y que apenas puedes mantenerte despierto durante el día, sin razón aparente. Así es el día a día de una persona con hipersomnia.

“En la mayoría de los casos, no tienen dificultad para conciliar el sueño; éste es continuo, pero no es reparador. Sin embargo, suelen tener problemas al levantarse y sentirse confusos e irritables“, aseguran fuentes de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN).

Algunos de los efectos, según la asociación, son “fatiga, cansancio, pérdida de concentración y sensorial, y problemas de movimiento”. A menudo tienen que utilizar varios despertadores y alarmas para obligarse a levantarse de la cama y, al hacerlo, se sienten desorientados.

Hipersomnia: ¿Por qué se confunde con la depresión?

Según la AEN, todos estos factores pueden acabar influyendo en la autoestima y en la vida social y laboral de quien sufre el trastorno. Y es que, durante el día, tienen una sensación continua de somnolencia y, como consecuencia, disminuyen sus niveles de atención, concentración y memoria.

Según la Asociación Americana del Sueño (ASA, por sus siglas en inglés), la hipersomnia se parece a la narcolepsia en cuanto a los síntomas pero, mientras muchos narcolépsicos tienen problemas para dormir, quienes sufren hipersomnia logran dormir sin problemas e incluso mucho mejor que la mayoría de la gente.

La hipersomnia puede ser ocasionada por otros trastornos del sueño y también por factores genéticos, además de por la ingesta de ciertos medicamentos y drogas. También puede aparecer en personas que tienen fibromialgia o en quienes sufrieron daños cerebrales.

Hipersomnia - De Salud Psicólogos ®

 

 * La Opinion