Compartir

CURIOSIDADES DE PETRA QUE LA HACEN AÚN MÁS FASCINANTE

Petra, o Raqmu, como la llamaban sus segundos pobladores,  los nabateos, es uno de esos enclaves que dejan sin palabras cuando se les visita por primera vez. Petra en realidad es un nombre griego que  significa “excavada en piedra”  y es que, ubicada en un angosto valle, esta ciudad está literalmente tallada en la roca. En la  región montañosa de Edom, en Jordania, Petra fue levantada por los  edomitas en el siglo VIII a.C.  pero fue bajo el dominio nabateo, a partir del siglo VI a.C. cuando alcanzó su máximo esplendor gracias a su ubicación en medio de una ruta comercial.

EL 80% DE LA CIUDAD SIGUE OCULTO

A Petra se le conoce como “la ciudad perdida”  no solo porque así lo estuvo durante siglos, desde el siglo VI d.C cuando sus habitantes abandonaran la ciudad y cayó en el olvido, hasta que fue re descubierta en el siglo XIX por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt, sino también porque quedó oculta bajo la arena. Tormentas de arena, los terremotos y las numerosas inundaciones la fueron enterrando poco a poco hasta tal punto que tan sólo el 20% de la ciudad es actualmente visitable, aunque las excavaciones continúan desenterrando edificios.

 

ESCULPIDA, NO CONSTRUÍDA

Al contrario de lo que muchos creen, la ciudad de  Petra no fue construida en piedra sino excavada y esculpida en la roca,  formando un conjunto monumental único que le valió para ser incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad en 1985. Y es que los trabajos debieron ser muy arduos, pues en esta ciudad llegaron a vivir más de 30.000 personas.

 

CUENTA CON UN TEATRO ROMANO

Uno de los hallazgos más sorprendentes cuando se visita esta maravilla es el teatro, una virguería arquitectónica excavada en la roca. Al principio se creía que esta construcción del siglo I era de origen romano, pero lo que hicieron estos fue remodelar y perfeccionar lo que los nabateos ya habían construido. Lo más sorprendente son sus gradas, perfectamente talladas en la falda de la montaña y donde se calcula que se juntaban 5.000 espectadores.

 

LOS RELIEVES DEL SIQ

El cañón que la protege y la mantuvo oculta durante siglos también conserva alguna sorpresa. Entre ellas, algunos relieves y esculturas que atestiguan la esencia comercial de los nabateos. En estas creaciones se distinguen mercaderes, camellos y diferentes objetos que demuestran que Petra no fue una casualidad ni un hecho aislado: fue la máxima expresión de una sociedad culta y cosmopolita.

 

ASTRONÓMICAMENTE ORIENTADA

El pueblo nabateo tuvo muy en cuenta los movimientos del sol a la hora de construir sus edificios. Así, algunos de las construcciones más importantes de la ciudad están orientadas teniendo en cuenta los equinoccios, solsticios y otros acontecimientos astronómicos. Un claro ejemplo es el famoso Monasterio, que durante el solsticio de invierno la luz del sol entra por la puerta e ilumina directamente el altar mayor, el motab. También la tumba de la Urna cuenta con un fenómeno parecido, pues su puerta se alinea con el sol durante los equinoccios y durante los solsticios el sol señala las esquinas interiores del edificio.