Compartir

CISGÉNERO ¿QUÉ ES? Y ¿QUÉ SIGNIFICA SERLO?

¿Has oído de este término cuando hablamos de nuestro género? Te decimos qué significa ser cisgénero y quiénes lo pueden aplicar a su vida.

A veces, hablar de nosotros mismos no es tan fácil como pensamos. Después de todo, creemos conocernos, pero hacerlo de una manera más profunda requiere mayor esfuerzo. Y justo eso pasa cuando hablamos de nuestros gustos, intereses y expresiones. Nuestra forma de hacerlo es tan diversa, pero pocas veces estamos conscientes de ello y de lo que implica.

Además, encontrar el nombre correcto para nuestra forma de vida no es sencillo, y en algunos casos hay quienes prefieren no etiquetarse (y lo respetamos mucho). Justo ahí entra el concepto de  cisgénero, que seguramente has visto con mayor frecuencia en situaciones comunes como llenar un perfil con tus datos en internet o que has oído en pláticas con tus amigas y amigos. 

¿Qué es ser cisgénero?

Primero hay que partir de un concepto más amplio, qué es el sexo y el  género.

El primero es el que se te asigna al nacer en función de tus características físicas y biológicas, mientras el género es una construcción social de lo que se espera de cada sexo. Por ejemplo, de una persona de sexo hembra, se espera que actúe de forma determinada frente a ello: vestirse, hablar, realizar diferentes actividades en función de ser mujer.

 

Y luego entra en juego lo que sientes tú ante eso:  ¿te identificas con tu sexo? ¿Te sientes a gusto con tu género?

 Todas estas preguntas son totalmente internas y representan tu identidad, de ahí que esto se llame  identidad de género. Si te sientes en concordancia con tu género y sexo, entonces eres una  persona cisgénero, independientemente de ser hombre o mujer.

¿Cuál es el opuesto a ser cisgénero?

Partiendo de lo anterior, hay entonces personas que no se sienten a gusto o en concordancia con su  género y su sexo  asignado al nacer. Tal vez, sus características físicas dicen que es un hombre, y la sociedad espera que se comporte como hombre, pero en realidad se siente como una mujer, o viceversa. Esto sería lo opuesto a ser una persona  cisgénero, y se llama  transgénero.

Ahora, como todo en la condición humana, no sólo hay blanco y negro (afortunadamente) y por eso la importancia de la  diversidad. Y es que hay personas que no se sienten identificadas con su género ni asignado al nacer ni con el otro, o sea, ni con ser hombre o mujer, y ante ello su identidad de género se determina  ‘no binario’.