Compartir

¿Cuánto tarda en aparecer la adicción al tabaco?

El tabaquismo es una adicción que está muy extendida, y a pesar de que se la ha relacionado con problemas respiratorios, cardíacos y hasta dermatológicos y dentales, lo cierto es que abandonar el tabaco le cuesta a muchas personas.

¿Cuánto tarda en aparecer la adicción al tabaco? Esta es la pregunta que muchos de esos confiados se hacen cuando inhalan el humo de ese cigarrillo o puro que nos acaban de ofrecer. A continuación daremos respuesta a esta cuestión.

Por medio de su investigación, DiFranza y colegas vieron que el 22% de los 95 sujetos que habían empezado a fumar de forma esporádica notificaron algún síntoma de dependencia a la nicotina pasadas cuatro semanas desde que habían empezado a fumar una vez al mes. Uno o más síntomas de abstinencia fueron notificados por 60 de esos mismos individuos (63%), de los cuales el 62% había notificado el primer síntoma antes de empezar a fumar diariamente.

En base a sus hallazgos, los investigadores llegaron a la conclusión de que los primeros síntomas de dependencia a la nicotina pueden aparecer al cabo de muy pocos días o semanas una vez se ha iniciado el consumo ocasional. De hecho, estos mismos expertos encontraron que incluso aparecieron esas manifestaciones antes del consumo diario, lo cual sugiere que la adicción al tabaco es mucho más rápida de lo que se pensaba y que siempre se corre el riesgo de que, aunque se haga un consumo muy puntual, se desarrolle tabaquismo.

Pero pese a esta conclusión, los investigadores no pudieron ignorar el hecho de que hay personas quienes fuman diariamente pero no desarrollan la adicción. Por este mismo motivo, el equipo de DiFranza planteó la posibilidad de que hubieran diferentes tipos de fumadores, hablando ellos de tres grupos. Por un lado habrían los fumadores que adquieren la adicción rápidamente, apenas fumando unos pocos cigarrillos durante pocas semanas. Luego, habría otro grupo en el que se volverían adictos de forma gradual. Y finalmente encontraríamos el grupo de fumadores que no caerían en la adicción, controlando el hábito.

Pero estos mismos investigadores comentan una de las limitaciones del estudio, y es el hecho de que lo realizaron con adolescentes. Podría darse la posibilidad de que los adolescentes sean más sensibles a la nicotina que los adultos, lo cual implicaría que tuvieran mayor riesgo para desarrollar adicción al tabaco.

Añadido a esto, en el caso de fumadores adultos, no se puede ignorar tampoco la posible influencia del consumo de otras drogas, siendo el alcohol la que más se acompaña con el hábito de fumar.