Compartir

CÓMO PEDIR FAVORES: 4 CONSEJOS PRÁCTICOS

Varios consejos y recomendaciones para saber pedir favores con una mayor tasa de éxito.

A lo largo de nuestras vidas vamos a necesitar ayuda de los demás en más de una ocasión. Pese a que nos cueste reconocerlo, no somos perfectos y necesitamos que otras personas nos ayuden con multitud de tareas.
Aquí vamos a abordar el tema de cómo pedir favores, viendo qué factores pueden influir en que los demás estén predispuestos a ayudarnos.

1. Presencialidad

Ya sea por comodidad o porque directamente nos da reparo hacerlo en persona son muchos los que prefieren pedir los favores por vía escrita, tanto por email como por mensajería instantánea.  Un  estudio llevado a cabo por Roghanizad y Bohns (2017) llegó a la conclusión de que mirando a los ojos de la persona a la que le pedimos el favor es 34 veces más persuasiva que haciéndolo por vía escrita. Lo mejor es la presencialidad, o dicho de otra forma, pedir favores cara a cara.

 

2. Ir sin rodeos

Es normal que, antes de pedirle el favor a alguien, le saludemos, conversemos cordialmente sobre el tiempo o de algún tema de actualidad y, una vez se ha entrado un poco en ambiente, procedemos a los halagos, el peloteo dicho más coloquialmente. Esto está bien siempre y cuando no nos alarguemos demasiado. Por regla general, cuando vamos a pedir una favor la otra persona lo nota. Siempre se le va a pasar por la cabeza lo de “Este quiere algo, seguro”. Lo mejor es soltar la petición lo antes posible.

 

3. Elegir el momento

Es muy importante hacer el favor en el momento adecuado. Todo el mundo tiene momentos del día en el que está de mejor humor y otros en los que no tanto, como por ejemplo después de trabajar o justo cuando ha recibido una mala noticia. Esto influye y mucho a la hora de hacer un favor, teniendo probablemente  menos éxito si le pedimos a la persona que nos lo haga justo cuando tiene un mal día.

 

4. Exponer los motivos

Aunque no es recomendable explayarse demasiado en el porqué de nuestra petición, sí que es muy recomendable exponer algún motivo puesto que de no hacerlo va a sonar como una imposición o algo puramente egoísta. La otra persona debe entender que realmente lo necesitamos, que le pedimos un favor porque no nos podemos valer por nosotros mismos pero es algo importante.