Compartir

¡Ya sabemos por qué nos gusta tanto el chisme!

¡LO DICE LA CIENCIA! Descubre por qué es tan seductora esta práctica de comunicación conocida como: ¡chisme!

Nos guste admitirlo o no, la verdad, a muchas personas nos encanta estar al tanto de los últimos escándalos del momento. ¿Pero sabes por qué los humanos no podemos resistirnos al ‘chisme’? Te explicamos qué dice la ciencia y la psicología sobre una de nuestras prácticas de comunicación favoritas.

¿QUÉ ES EL CHISME Y CUÁLES SON SUS FUNCIONES?

El chisme es una forma de comunicación que es utilizada para compartir información (en su mayoría no verificada), sobre un hecho o una persona que por lo general no está presente. El ‘cotilleo’ tiene muy mala fama pero, según los expertos en psicología, el chisme tiene muchas ventajas sociales.

  • Genera endorfinas, ataca el estrés y fortalece el sistema inmunológico. 
  • Nos ayuda a integrarnos y fortalecer vínculos dentro de un grupo social, por lo que podría decirse que el chisme podría reforzar nuestra comunicación con ciertas personas que tengan esos mismos intereses en sus conversaciones.
  • El chisme también sirve para establecer acuerdos, es decir, te ayuda a encontrar similitudes de opinión con otros, lo que genera integración y sensación de pertenencia con otras personas.
  • Ayuda a generar alianzas y fortalecer los vínculos de amistad o compañerismo, según algunos especialistas en psicología.

RAZONES QUE HACEN EL CHISME ATARCTIVO PARA MUCHAS PERSONAS

De acuerdo a David Sloan Wilson, de la Estate University en Nueva York, en realidad, en nuestras conversaciones dedicamos entre el 50% al 60% de contenido al chisme, lo que significa que esta irresistible práctica no es ajena a ninguna persona, por más que alguien quiera negarlo.

Segúnlos expertos en ciencia y psicología, los chismes, pueden ser negativos o positivos y esto es determinado por el estado de ánimo o personalidad de cada individuo. Las principales razones para compartir un chisme suelen ser: celos, envidia, costumbre, enojo, vergüenza o interés.

Ahora que ya sabes por qué nos encanta el chisme a la mayoría de las personas, ten cuidado. Aunque sea una práctica social muy común, recuerda que esparcir un rumor sobre alguien podría afectar su vida de una forma negativa, no olvides que al igual que compartes información no verificada sobre alguien, también podrías ser la víctima del rumor.. . y eso podría no agradarte.