¿HAMBRE? TAL VEZ NO DORMISTE BIEN

Una nueva investigación de la Universidad de Columbia, encontró que la falta de sueño podría estar relacionado con una ingesta mayor de alimentos, aunque el proceso difiere entre hombres y mujeres.  La falta de sueño en personas con peso normal y sanos, puede alterar el metabolismo y afecta la ingesta de alimentos, aseguró Marie-Pierre St-Onge, autora principal de la investigación.

Para el trabajo, se analizó la duración del sueño, divido en sueño corto (4 horas) y lo habitual (8 horas), la regulación de la glucosa y la hormonal en 27 hombres y mujeres de peso normal, entre 30 y 45 años de edad.

Tras el análisis se descubrió que los niveles totales de grelina, hormona que controla el apetito,  aumentó en los hombres, pero no en las mujeres, y redujo los niveles de GLP-1 en las mujeres, pero no en hombres. Los resultados sugieren que la susceptibilidad común a comer en exceso durante el sueño corto está relacionado con el aumento de apetito en los hombres, y con una disminución en la sensación de plenitud en las mujeres.

Man-V-Food

¿Qué opinas tu?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

Búsqueda

Buscar