Compartir

Especialista alerta sobre riesgos del síncope en mujeres.

El desmayo puede ser mortal para mujeres y personas de la tercera edad, debido a las consecuencias derivadas de un golpe abrupto en la cabeza.

El síncope o desmayo puede ser mortal para mujeres, quienes son más propensas, y en personas de la tercera edad, debido tanto a las causas que lo originan, que pueden ser obstrucciones en vasos sanguíneos, como a las consecuencias derivadas de un golpe abrupto en la cabeza.

El jefe de urgencias del Hospital de Especialidades del IMSS Jalisco, Héctor Morales Villarroel, destacó que este síntoma es frecuente en temporada de calor, porque las personas permanecen mucho tiempo en determinada posición física y se exponen a altas temperaturas ambientales.

“Las venas se dilatan y la sangre no es capaz de irrigar adecuadamente el cerebro, ocasionando primero un desmayo y posteriormente, de no recuperarse, un coma o la muerte del paciente”, apuntó el experto y añadió que el síncope puede originarse por obstrucción de arterias que van al cerebro.

Afirmó que “una persona mayor puede perder el conocimiento mientras está en el baño, pujando para defecar, al tener relaciones sexuales, al sufrir un susto o una alegría muy intensa. El sistema nervioso modifica el flujo sanguíneo y viene el síncope”.

Respecto a la incidencia del también conocido como sofocamiento o desfallecimiento, señaló que en la entidad en general, el 25 por ciento corresponde a ancianos y del total de la población al menos el 48 por ciento presentará síncope en algún momento de la vida, sobre todo mujeres o aquellos pacientes que superen los 50 años de edad.

No debe tratarse como una patología, aclaró, sino como el síntoma de un problema de salud más profundo. Cuando en consulta se evidencia un problema cardiaco el pronóstico no es bueno, pero la mayoría tiene un carácter benigno, entre la que se cuenta un 38 por ciento de origen desconocido.

Apuntó también que en muchos casos, un síncope revela diabetes mal controlada, ya que la coexistencia de neuropatías y problemas degenerativos aumenta el riesgo de una consecuencia grave posterior al desmayo. En definición, un síncope es la pérdida del estado de conciencia y del tono postural a causa de un desmayo o desvanecimiento, debido a una suspensión transitoria del flujo sanguíneo al cerebro, éste deja de funcionar porque no recibe la cantidad de sangre que necesita.

El especialista explicó que la materia gris de hombres y mujeres pesa en promedio un kilo 215 gramos, los cuales necesitan una irrigación sanguínea de 400 mililitros por minuto para desempeñarse normalmente. Luego de cinco a 15 segundos sin sangre, la persona se desmaya; pasado ese tiempo hay daño cerebral, luego estado de coma y finalmente un deceso.

Recomendó a la población acudir a urgencias inmediatamente después de un desmayo para obtener un diagnóstico preciso. Al paciente hay que colocarlo en una posición cómoda y de costado para evitar ahogamiento. “Si hay sangre en la cabeza, lo mejor es no mover a la persona y pedir ayuda de los paramédicos, ya que un inexperto podría lesionar la columna cervical y ocasionar la muerte”, subrayó.

sincope

FUENTE: http://yucatan.com.mx/