Compartir

PEQUEÑOS CAMBIOS CON LOS QUE SÍ VAS A AYUDAR AL PLANETA

No se trata de que dejes de comer carne mañana, que te bañes un día sí y dos no, o que te pongas a plantar árboles en tus ratos libres (¡¿dónde?!), sino de hacer pequeños cambios en las cosas que compras y consumes en tu casa.

Este tipo de cosas marcan una enorme diferencia en el planeta

Papelito no habla
Deja de usar desechables en tu casa. Aparte de que contaminan se ven inmundos. ¿De verdad quieres recibir a tus visitas con platos que van a acabar en la basura? Mejor compra una vajilla más “casual”, pero que no se rompa. La campaña antipopotes de 2019 hizo que su producción bajara entre 15 y 30%, ¡imagínate lo que pueden bajar el plástico y el unicel si ya no compramos vajillas desechables cada que tenemos una reunión! También hay opciones de papel resistente, de hueso de aguacate, bambú y hasta fécula de maíz. Solo recuerda: DI NO AL PLÁSTICO Y AL UNICEL.

Vaso a vasito
Según la SEMARNAT (Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales) en México se compran alrededor de 1 millón de botellas de agua al minuto. Y de todo ese plastico solo 3% se recicla. Te urge un filtro para tu casa. Vas a reducir la basura en los mares, será un gasto de una sola vez en lugar de todos los días y es mucho más funcional para una cocina moderna.

Se hizo la luz
Si todavía tienes en tu casa focos incandescentes te tenemos noticias: emiten más calor de lo que alumbran. Es hora de que te cambies a focos LED, tienen una eficiencia energética hasta 85% mayor, alumbran más y puedes escoger lo que más vaya con tu espacio: luz cálida para zonas de descanso o blanco para lugares con más actividad. En la moi de abril 2017 te decimos cómo iluminar tu casa como un pro.

En cueros
La bolsa de plástico que le pones a tu bote de basura forma parte de esos residuos que, muy probablemente terminarán en el mar. Usa uno de doble bote, así nomás tiras la basura, le das una lavada rápida y lo vuelves a poner. Si no te es posible, busca bolsas que sean biodegradables.

Desde la cuna
No basta con que compres cosas “ecológicas”, busca productos que tengan procesos con poco desperdicios o menos contaminantes y que usen materiales reciclados. Ya no compres por comprar, piensa que puedes ayudar con cada peso que desembolsas.

 

Dejar un Comentario