Compartir

VA A TRABAJAR NADANDO PARA EVITAR EL TRÁFICO

Benjamin David solía ser uno de los miles de habitantes de Munich tratando de hacerse camino en las concurridas carreteras y en los senderos para ciclistas, pero hace dos años decidió que necesitaba encontrar una alternativa más sencilla, y el río Isar parecía la respuesta obvia. El río pasa justo debajo de su apartamento en Baldeplatz, y, aunque nadie lo ha usado para viajar en décadas, solía ser la mejor manera de moverse. La gente viajaba arriba y abajo del Isar usando balsas, y, en un punto, era una de las rutas más populares entre Roma y Viena. Pero en lugar de remar en una balsa, Benjamin decidió nadar hasta el trabajo, y ha sido su principal medio de transporte por los últimos dos años.

Cada mañana, Benjamín, fundador y portavoz de una pequeña consultora de cultura y negocios, sale de su apartamento en Baldeplatz, cruza la calle y salta al río Isar. Tiene que nadar dos kilómetros a su oficina en Kulturstrand, lo que le toma generalmente cerca de media hora. Una vez allí, se seca con una toalla, se viste una remera, y espera a que sus colegas superen el tráfico pesado, disfrutando de un capuchino en un café.

El nadador encontró la manera perfecta de mantener sus cosas secas mientras está en el agua: una bolsa especial que no sólo es impermeable, sino que también se llena de aire cuando la enrolla, actuando como boya. Se llama “Wickelfisch” y fue diseñada por una startup en Suiza, donde nadar al trabajo se ha convertido en tendencia. La bolsa contiene la computadora portátil, papeles, y la ropa seca de Benjamin, y le permite simplemente flotar en el río si sus brazos se cansan.

Dependiendo de la temporada y la temperatura del agua, Benjamin se pone un par de pantalones cortos o un traje de baño, pero siempre lleva sandalias de goma para proteger sus pies. La gente tira todo tipo de cosas en el río, desde botellas de vidrio hasta bicicletas, y las sandalias le brindan protección.

Pero, aun así, nadar en un río puede ser peligroso. Benjamin es un hombre de familia y no quiere arriesgar su vida sólo para ahorrar tiempo, así que todas las mañanas, antes de irse a trabajar, chequea online y comprueba el nivel del agua, la temperatura y la fuerza de las corrientes. Si todo está dentro de los límites seguros, se dirige al río, pero si no, opta por uno de los medios convencionales de transporte.

VÌA*PERIODISMO

Deja tu comentario