Compartir

Todo lo que debes saber de la triada oscura de la personalidad

El psicópata, el narcisista y el maquiavélico son seres que marcarán tu vida si lo permites y aunque podrás sanar, no será fácil. Distinguirlos desde el principio te hará salvarte a tiempo.

Una mujer fuerte es aquella que sabe protegerse de las malas influencias, la que procura tomar las mejores decisiones y que aunque tropiece, busca la forma de levantarse y mantenerse así. Esto es todo lo que debes saber de la triada oscura de la personalidad, personas que dañarán tu vida. 

La triada oscura de la oscuridad se trata de tres tipos de personas que debes aprender a detectar porque una vez en tu vida harán mucho daño, particularmente por el egoísmo que les distingue y lo que puede ocasionarte efectos devastadores.

Diversos psicólogos son los que han señalado la existencia de la triada oscura de la personalidad, una cualidad que varias personas comparten y que muchas veces tardan en aceptar y tratar de manera que puedan reivindicarse.

Helena Romeu, psicóloga clínica reveló a el diario español “El País” que la triada oscura de la personalidad era el grupo conformado por los maquiavélicos, los psicópatas y los narcisistas, personas que destacaban por un gran magnetismo y dotes extraordinarios para manipular y seducir.

¿Podemos prevenir la influencia de estos seres en nuestra vida? Sí, por ello los expertos comparten sus principales rasgos. Si bien, estos tres personajes tienen elementos en común, cada uno de sus rasgos tiene un patrón de agresión y respuesta. Romeou señala: A los tres les mueve el poder, los desafíos y el sexo superficial sin ningún control de sus impulsos y sin preocuparse de si su comportamiento es legal, honesto o decente. Hacen lo que quieren y cuando quieren sin compasión y sin inmutarse por sus consecuencias morales o sociales”

LAS PISTAS DE CADA MIEMBRO DE LA TRIADA DE LA OSCURIDAD

Helena Romeu comparte los detalles de los miembros de la triada oscura de la personalidad seres de los que debemos cuidarnos si es que deseamos una vida más tranquila, con pocos problemas y sin humillaciones, además de proteger nuestro amor propio.

EL MAQUIAVÉLICO

Es el experto en intriga, manipulación y mentira, pues son sus herramientas principales para conseguir lo que desea y disfruta su maldad. Goza de una gran capacidad para identificar emociones y utiliza ese don para beneficio propio.

Investigadores de la Universidad de Florida y la Universidad de Alabama del Sur, revelaron sobre el maquiavélico :

“La frialdad emocional y la voluntad de manipular siguiendo su propio interés conforman uno de los puntos clave de la red del mal».

EL PSICÓPATA

En un principio este ser puede parecer arrollador, inteligente, carismático y hasta encantador, pero es un depredador, un verdadero lobo con piel de oveja. En realidad, es un ser cruel, manipulador que siempre ha buscado su propio interés y satisfacer sus necesidades. Suele ser muy perfeccionista, no conoce del remordimiento.

Entre más poder tiene más inteligente se vuelve y más daño provoca, sabe bien qué es bueno y qué es malo, por lo que no le descubren fácilmente y lo que más le duele es que no se cumpla su voluntad. Lamentablemente no sabe llevar buenas relaciones personales, sanas, estables o duraderas.

Algunos estudios han demostrado que los psicópatas poseen alteraciones cerebrales, pero cuando se encuentra el psicópata en un ambiente adecuado, puede detener el cambio.

EL NARCISISTA

Podría decirse, según Helena Romeu, que es un ser castigado por su soberbia aunque puede resultar frágil. Es un ser que disfruta sus acciones y reacciona a todo aquello que considere una amenaza a su idea de ser un ser superior, no conoce de empatía y siempre trata de ser el centro de atención.

Está científicamente comprobado que desde el 2012 los narcisistas en el mundo se han duplicado y que este tipo de personalidad abunda en la política. Son seres que exageran sus habilidades, crean una autoridad que no les corresponde y disfrutan de estar en posiciones de poder.

Los narcisistas sienten que están exentos de seguir las reglas, no aceptan críticas. Cuando no recibe admiración y atención, puede llegar a ser muy destructivo por desesperación.

Con información de El País.

Dejar un Comentario