Compartir

Tiene siete años y fuma, pero menos que cuando tenía tres.

Un niño de siete años que ha sido adicto a los cigarrillos desde que tenía tan solo tres años ahora fuma 16 cigarrillos al día, después de haber bajado la cantidad de tres paquetes diarios.

Dihan Awalidan es de West Java, en Indonesia, y pertenece a un puñado de chicos del pequeño pueblo de Cicapar que rechazan los juegos tradicionales y prefieren disfrutar del humo.

Junto a tres jóvenes más, Nawan de 11, Jujun de 7 y Dede de 8, Dihan enciende el tabaco al menos 16 veces por día y sus padres dicen que no tienen el poder para pararlo. Él compra sus cigarrillos Kretek con el dinero de su bolsillo o le roba monedas a su madre, pero incluso sus dos padres tienen el mismo hábito. No obstante, el pequeño está constantemente bombardeado con la publicidad de las empresas tabacaleras de la región.

Aunque sus progenitores y sus maestros le suplican que deje de hacerlo, él regularmente se escapa a algún campo cercano para tener su dosis. Su papá, de 36 años, dijo: “Dihan ha estado fumando desde los tres años. A esa edad él podía fumarse tres paquetes de cigarrillos”, y contó que si no le daban el dinero se enojaba o los robaba. No lo quiere dejar

Si bien el pequeño redujo la cantidad, se niega a abandonarlo. A pesar de las imágenes fuertes que hay sobre los envoltorios, que alertan sobre los perjuicios que acarrea para la salud, los jovencitos creen que son trucadas. Sin embargo, los labios de Dihan están comenzando a ponerse negros por la cantidad de humo que inhala en sus pulmones.

Por su parte, su madre comentó que si él no puede consumirlos llora, se escapa y lo termina haciendo igual. Llamativamente, esta práctica entre los chicos se ha vuelto habitual en el sudeste de la Nación asiática, que se ha consolidado como el quinto mercado de tabaco más grande del mundo y donde un tercio de los jóvenes han probado un cigarrillo antes de los 10 años.

Dihan-Awalidan

FUENTE: http://www.lahora.com.ec/

Deja tu comentario