Compartir

¿PORQUÉ NOS SENTIMOS CANSADOS DESPUES DE COMER?

Después de una gran comida, el cuerpo entra en  digestión.  Comer desencadena una reacción en el cerebro que redirige el flujo de  sangre y energía  al estómago para digerir los alimentos y usarlos en el cuerpo.

Durante la digestión, el cuerpo descompone los nutrientes de los alimentos. Esto provoca un aumento de  azúcar   en la sangre que hace que el páncreas libere insulina en el torrente sanguíneo. Y la insulina aumenta la cantidad de  serotonina y melatonina   que inundan el cerebro, justamente dos productos químicos asociados con la   somnolencia.

En poca palabras, después de comer mucho y sobre todo ciertos alimentos que son más difíciles de digerir, el estómago trabaja a marchas forzadas, por lo que se necesita  mucha energía   y provoca sueño.

Image

*AZTECATRENDS

Deja tu comentario