Compartir

Mujer inteligente: Cómo alejar las malas vibras y cuidarte de ellas.

Hay varias cosas que puedes hacer para rodearte de energías positivas, de personas que te sumen y no te resten, el resultado será una vida mejor para ti y tus seres queridos.

Toda   mujer inteligente   desea tener el control de su vida y principalmente la menor cantidad de problemas posibles. Es por ello que hoy te compartimos cómo alejar las malas vibras y   cuidarte de ellas, estrategias personales que te ayudarán a eliminar a las personas negativas de tu vida y a tener una   mayor paz mental.

Las  malas vibras o las energías negativas no llegan solas y una gran diferencia en acercarlas o no a nuestra vida es nuestra actitud. Debemos reconocer que las   malas vibras pueden darse en la escuela, el trabajo e incluso la familia, pero   siempre contaremos con el poder de decidir límites y de aceptar o rechazar lo que se nos ofrece, toda   mujer inteligente    lo sabe.

 

Las   malas vibras     pueden provenir de personas negativas, personas que no aceptan su responsabilidad, los envidiosos, los chismosos, los impulsivos…quizá en este punto ya comenzaste a pensar en ciertas personas que te harían mucho bien estando lejos o con el menor contacto posible.

Muchas veces creemos que para alejar las malas vibras o las energías negativas son necesarios rituales extraños o recurrir a ciertas filosofías como el Feng Shui. Aunque eso puede ayudar, el que puedas discernir en tu trato con quien te rodea también será de gran ayuda.

CONSEJOS DE UNA MUJER INTELIGENTE PARA ALEJAR LAS MALAS VIBRAS Y CUIDARTE DE ELLAS

Ser una mujer inteligente no es algo que esté fuera de nuestro alcance, sino todo lo contrario. Solo es cuestión de dar pequeños pasos para que a la larga tengamos un camino que en su mayoría tenga buenos resultados, toma nota:

1.- EVITA LOS CHISMES

Punto clave, evita ser tú quien hable mal de otros o quien se una a las conversaciones donde alguien de tu entorno ataque a otros. Esto te ayudará a no contaminarte de ideas negativas y a que la otra persona también detenga sus ataques aunque sea temporalmente.

2.- ALÉJATE DE LAS PERSONAS QUE TE DRENAN ENERGÍA

Los que siempre te cuentan problemas que no quieren resolver, porque por más que les aconsejes siguen haciendo lo mismo, los que siempre te traten mal, los que te rechacen aunque les demuestres amor. Primero está tu amor propio y debes alejarte de lo que te debilita para fortalecer tu corazón.

Portrait of a happy and beautiful young woman with woolen cap and lleather jacket laughing

3.- CONTROLA TU DINERO, ESPECIALMENTE LOS GASTOS

Sí, no importa si ganas mucho o poco, sino la forma en que lo gastas, en que si son necesidades de prioridad o te impiden concentrarte en lo importante. Trata de realizar un presupuesto con tus ingresos, de siempre ahorrar y de hacer lo más que puedas en casa como tratamientos de belleza, preparación de alimentos y ejercicios.

Finanzas sanas equivalen a una vida mucho más tranquila.

4.- PERDONA TODO LO QUE SEA NECESARIO

No seas esa persona que va por la vida con una nube de lluvia en la cabeza y el corazón. Todos tenemos heridas por sanar, pero tenemos la capacidad de perdonar y digerir. Eso no quiere decir que olvidaremos, sino que sabremos entender por qué ocurrió y que no tenemos que vivir envueltos en ese problema toda la vida. Elige tu libertad y tu paz mental.

5.- CORTA LA CONVERSACIÓN CON QUIEN TE CONTAMINE

Sea cual sea el detalle que te esté contando, si te incomoda, si te lastima, si te molesta, ponle un alto. Tienes la capacidad de alejarte de todo aquello nocivo para ti y hacerlo no te hace alguien débil sino alguien sabio.

6.- CUIDA TUS IMPULSOS

La vida estará llena de situaciones, pero aunque no puedes ser responsable por todas ellas, sí puedes controlar la forma en que les respondes o reaccionas a esos estímulos. Siempre piensa antes de hablar y trata de acomodar tus ideas antes de tomar decisiones que podrían cambiarte la vida.

7.- MEJOR SOLA QUE MAL ACOMPAÑADA

No nos cansaremos de decirte que como una persona adulta, eres perfectamente capaz de entender quién desea lo mejor para ti y quien no, particularmente que todos los que integren este segundo grupo no merecen tu tiempo ni tu atención. No te preocupes por lo que digan de ti sino por la forma en cómo te sientes.

Las malas vibras, las energías negativas, provienen de personas con heridas pendientes de sanar, de personas que no han sabido perdonar y que no saben aceptar cuando las cosas no salen como desean, pero no es tu labor ser parte del problema o soportar lo que ellos carguen.

Fuente: Soy Carmin

 

Dejar un Comentario