Compartir

La reacción del mexicano fue salvar una familia tras el sismo.

Eduardo Chenandoa Ramírez Santiso, el mexicano que movilizó a la Secretaría de Relaciones Exteriores tras el terremoto de Nepal por fin pudo reunirse con su familia en México.

Enfermo de gripa y con una mirada cansada, el joven de 27 años narró a Grupo Imagen Multimedia su experiencia en este viaje que duró por meses, y que justo cuando había decidido regresar a esta nación el desastre natural lo impidió.

“Ya quería comprar mi boleto para México y regresarme, llevaba ocho meses viajando por el mundo y ya quería regresar. Me bajo del camión 10 minutos antes del terremoto, la agencia de viajes está cerrada. Camino a la esquina de una cuadra, doy la vuelta, algo me llama atención, algo que fue muy bueno, cruzó la avenida y empieza el sismo”, narra.

Con las primeras imágenes que vio del terremoto creyó que sólo se trataba de él, pero en ese momento comenzaron los gritos, los carros impactándose entre ellos, las motocicletas “volando por todos lados” y los edificios colapsándose.

“No supe qué hacer, pero traté de mantener el equilibrio y buscar que los cables de electricidad no fueran a colapsar y cayeran en mí. Logré ponerme a la mitad de la calle y una señora prendida de la mitad de mi cuerpo y su hijo en mi pierna, trataba de caminar, buscaba que no nos pasara nada”.

Después del terremoto, Eduardo miró un edificio de siete pisos a punto de caerse, adentro estaba una familia atrapada entre muebles. La reacción de Eduardo fue correr y tratar de salvarlos.

“Corrí y empecé a quitar los muebles rápido, quitándolos lo más rápido y empezaron salir los niños y creo que lograron salir los demás”.

Entre risas dice que en ese momento pensó que ninguna agencia de viajes estaría abierta, así que regresó al templo donde vivía con la comunidad Hare Krishna, un lugar más seguro por situarse en la montaña y donde días posteriores lo encontraría la Cancillería mexicana y sus familiares.

La experiencia de viaje de Eduardo Chenandoa comenzó con la aportación de sus amigos, quienes le patrocinaron los boletos de avión para trasladarse, en total, comenta que estuvo en nueve países aunque al momento de la entrevista sólo pudo recordar cinco: Suiza, Francia, Italia, India y Nepal.

Con la experiencia, “Chenan” como es conocido entre sus familiares y amigos, dice que logró su objetivo de viaje: recorrer el mundo sólo con 25 dólares, regresó con 15, mientras que en Katmandú el plan fue sobrevivir.

terremoto nepal

FUENTE: http://prodigy.msn.com

Deja tu comentario