Compartir

LA IMBATIBLE REINA DE LOS CHILES SUPERPICANTES

Cada año, el Clifton Chili Eating Club celebra un concurso de comidas populares, donde los competidores tienen que pasar por varias rondas comiendo pimientos cada vez más picantes. Es una competencia agotadora, pero Sid Barber ha estado dominándola desde 2014, ganándose el apodo de “Sid la Invencible”.

Si te gusta la comida picante, y creés que podrías manejar el picor en un concurso de chiles, probablemente nunca viste cómo se desarrollan estos eventos. Comienzan de manera sencilla, con pimientos bastante picantes como Red Fresno, o Jalapeño, que casi nadie puede comer sin efectos secundarios graves, pero luego se vuelve más difícil con cada ronda, y antes de que lo sepas, te encuentrás comiendo Ghost Chillies y Naga Vipers, chiles picantes ardientes con las calificaciones de Scoville promediando más de 1 millón de unidades.

Y si de alguna manera lográs pasar, la ronda final tiene a los participantes restantes degustando varios pimientos Carolina Reaper, los chiles más picantes del mundo, con una calificación promedio de Scoville de 1.569.300.

Como si comer todos esos pimientos no fuera lo suficientemente duro, a los concursantes se les prohíbe beber nada durante todo el evento, lo que significa que no hay manera de apagar el fuego en la boca, la garganta y el estómago. Algunas personas no pueden luchar contra sus arcadas y terminan vomitando, lo que resulta en la descalificación, otros tratan de soportar el dolor con lágrimas incontrolables fluyendo por sus caras, hasta que se pone tan difícil que toman su vaso de leche, lo que equivale a quedar afuera.

Esa dolorosa ronda final en el concurso Clifton Chilli Eating por lo general cuenta con sólo dos de los participantes originales, con el resto abandonando por dolor, y, durante los últimos cuatro años, Sid Barber ha sido una de las dos últimas personas en pie. No sólo eso, sino que terminó ganando el concurso tres veces consecutivas, lo que prácticamente hace de ella una leyenda viva entre los entusiastas de la comida picante.

Los concursos de comer chiles no tienen que ver con el dinero. De hecho, el gran premio para ganar el Clifton Chilli Eating Contest es un simple cheque de USD 70, que parece una broma por soportar todo ese dolor durante y después de comer los pimientos, pero Sid sigue regresando cada año. O ama el desafío, o tiene una tolerancia extremadamente alta para el dolor.

Sid Barber ha ganado el Concurso Clifton Chilli Eating en 2014, 2015, 2016 y 2017 con gran estilo, y es, obviamente, la gran favorita para el concurso del próximo año. Será interesante ver si alguien puede vencer a la “verdadera madre de los dragones”.

 

Deja tu comentario