Compartir

El hombre que puede saborear el sonido.

James parece haber heredado esta condición de su madre que “ve los días de la semana como colores”.

James Wa-nnerton tiene una increíble habilidad: puede saborear el sonido. Si bien esto sonaría absurdo, es una realidad para las personas que tienen una condición llamada sinestesia, que permite asimilar varias sensaciones de diferentes sentidos en el mismo acto.

Incluso, cuando era un niño, siempre experimentaba un gusto involuntario en su lengua cada vez que escuchaba un sonido. Cuando oía el nombre de Ana Bolena en la clase de Historia, le daba un sabor a peras. Además, asociaba a la mayoría de los monarcas británicos con un gusto específico, haciendo que sea más fácil para él recordar hechos y eventos. Esta ventaja siempre lo ayudó a que le vaya bien en el colegio.

Cuando creció, James descubrió que su habilidad, lo ayudó en otros aspectos de su vida. Por ejemplo, sus relaciones también fueron también deliciosas: eligió a sus compañías, no por cómo lucían o su personalidad, sino por cómo sus nombres le sabían a sus papilas gustativas. En el caso de sus compañeros de escuela, usualmente tenían una esencia a rodajas de papas y mermelada de frutillas, mientras que los nombres de con quienes tenía citas tenían el sabor de rebanadas de ruibardo con vino.

“Siempre he preferido a mi mamá en comparación a mi papá porque mi mamá sabe mejor, él tiene gusto a chícharos, mientras que ella a helado. ¡A veces me freeza la cabeza”, bromeó James.

Asimismo, nunca tuvo problemas en memorizar el camino al trabajo y dice que toda su ruta es un verdadero menú que comienza con un sandwich y termina con un dulce.

¿Por qué la sinestesia?

Según estudios de la Universidad de Edimburgo, el 4% de la población del Reino Unido puede estar afectada por la confusión de los sentidos y la sinestesia ocurre de varias formas. La más común es la sinestesia del color, por la cual las personas perciben palabras y números como colores. No obstante, la condición de James es realmente muy extraña.

Varias teorías tratan de explicar por qué esto sucede y algunas sugieren que se debe a cruces en ciertos sectores del cerebro. Otros plantean que todos nacen con esas conexiones, pero muchos las ignoran. A veces, la sinestesia se presenta después de una lesión en el cerebro.

James ya está acostumbrado. Cuando se le ofreció desactivar sus experiencias sensoriales, se negó y manifestó: “Sería como si alguien te preguntara si quieres apagar tu vista por 20 minutos”.

sinestesia

FUENTE: http://www.lahora.com.ec/

Deja tu comentario