Compartir

Conoce al quokka, el animal más feliz y adorable que existe.

Se trata de mamíferos muy simpáticos, sobre todo por las sorprendentes características de su rostro, que viven entre la hierba y tienen hábitos nocturnos.

En las islas occidentales de Australia ―especialmente en Rottnest, cerca de Perth ―vive una especie de marsupial, pariente del canguro, con un nombre aborigen muy raro: el quokka. Su tamaño es más o menos el de un gato, tiene patas y cola cortas y un pelaje cuyas tonalidades van del castaño oscuro al gris, con reflejos rojizos.

Los quokka prefieren lugares húmedos para vivir o que estén muy cerca de afluentes naturales, especialmente bosques espesos o selvas profundas. Aunque pueden pasársela sin beber, las plantas de las cuales se alimentan no. Así que una buena solución es estar cerca de las fuentes de agua fresca.

Los quokka son animales vegetarianos. Se alimentan preferentemente de hierbas, pero también gustan de algunas frutas silvestres, de las bayas y de las hojas. Por lo general, buscan alimento en el suelo, pero si es necesario pueden escalar los árboles.

Al comer, no mascan la comida, sino que la tragan y luego la regurgitan. Luego se tragan este bolo alimenticio. No necesitan beber mucha agua pues se hidratan de los propios alimentos que ingieren. A partir de enero comienza el ciclo de vida de los quokka. Entonces se produce el apareamiento y la concepción, esta dura un mes, tras de la cual nace el cachorro.

Las hembras traen hijos dos veces al año. Estos se crían en la marsupia durante 11 meses y dos meses después es que se independizan de la leche materna. Los quokka pueden vivir hasta 5 años en la naturaleza. Tan simpáticos animalitos construyen unas especies de túneles entre las hierbas que les sirven para moverse a través de la zona y encontrar sus alimentos. Son usados, además, para huir de los depredadores en caso de que estos aparecieran.

Los quokka son una especie amenazada de extinción pues su número se ha ido reduciendo considerablemente a lo largo de los años. El ser humano introdujo en estas islas depredadores como los zorros, los gatos y los perros, que les dan caza indiscriminada. La principal ayuda que podemos darle a los quokka es, si visitamos algunas de las islas donde habitan, no ofrecerles ningún alimento. Esta costumbre de los turistas es dañina para sus sistemas digestivos, lo cual es causa de muchas muertes.

Estos marsupiales resultan ser criaturas muy singulares y sus curiosidades nos confirman una vez más que los animales del continente australiano son verdaderamente extraordinarios.

FUENTE: http://curiosidades.batanga.com/

Deja tu comentario