Compartir

COMPUESTOS MARINOS, ALTERNATIVA CONTRA ALZHEIMER

Los únicos tratamientos farmacológicos que actualmente se administran para la mejora cognitiva de los pacientes son los llamados fármacos colinérgicos

Investigadores del Departamento de Química del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) han desarrollado métodos de síntesis para esta familia de frustraminas, a fin de llevar a cabo estudios biológicos detallados sin afectar el equilibrio ecológico de  ecosistemas frágiles, como es el hábitat de los briozoos.

De acuerdo con Martha Sonia Morales Ríos, responsable de la investigación en el Departamento de Química del Cinvestav, durante el proceso de degeneración neurofibrilar que caracteriza a la enfermedad de Alzheimer se produce una disminución notable en los niveles de neurotransmisores colinérgicos, lo que se ha relacionado con pérdida de neuronas colinérgicas en regiones del cerebro implicadas en los procesos de memoria y aprendizaje.

Por ello, hasta ahora los únicos tratamientos farmacológicos que actualmente se administran para la mejora cognitiva de los pacientes son los llamados fármacos colinérgicos. De allí la importancia de sintetizar las frustraminas en el laboratorio.

Los fármacos colinérgicos retrasan la evolución de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, pero no actúan sobre las lesiones cerebrales que siguen su evolución. Por ello, los científicos confían en encontrar nuevas líneas terapéuticas orientadas a limpiar los depósitos de proteína beta-amiloide que se acumulan en el cerebro de los pacientes con Alzheimer, desarrollando una nueva serie de fármacos conocidos como los inhibidores de beta-sacretasa.

*SUMEDICO

Deja tu comentario