Compartir

ASÍ NOS AUTOENGAÑAMOS PARA NO SENTIRNOS POBRES

El horror más grande: gastarte todo tu dinero.

Típico que apenas tenemos  para terminar bien la quincena, pero nos damos cualquier gustito aunque  ya después solo comamos Maruchan…

Cuando la economía va mal,  necesitamos algo que nos haga sentir que  nuestro nivel de vida no ha sido modificado, por lo que hay marcas que pueden jugar un rol importante. Me  da la ilusión de que no tengo afectaciones. Las marcas dan contención a cada uno desde su trinchera, para unos puede ser ir al Starbucks, para otros una bolsa de Louis Vuitton”.

Esto aseveró Álvaro Pastor, director de Barracuda Works, firma especializada en consultoría de marcas.

Sin embargo, el ánimo de compra parece ir a contracorriente con los datos económicos, pues según Alejandro Saldaña, analista de Grupo Financiero BX+, el poder adquisitivo ha disminuido.

Los salarios reales han estado decreciendo desde que comenzó el año, esto debido a que los ajustes no han logrado crecer al mismo ritmo que la inflación; en junio el salario real cayó 1.2% y promedia una caída de 0.9% en lo que va de 2017”.

De acuerdo con el especialista, lo anterior significa que los consumidores tienen un menor poder adquisitivo, lo que los puede orillar a comprar menos o gastar lo que poseen de diferente manera.

En tanto, José Antonio Cebeira, analista de Actinver, explicó que se ha visto crecimiento en los formatos enfocados en la venta de productos no considerados de primera necesidad en el país, como las tiendas departamentales.

VIA*SWAGGER

Deja tu comentario