Compartir

DORMIR POCO AUMENTA EL RIESGO DE DIABETES

Una “deuda de sueño” de media hora diaria puede provocar efectos significativos en el peso y en la resistencia a la insulina.

Los efectos adversos de dormir poco no implican sólo tener que luchar contra el cansancio al día siguiente. En el marco del foco que la ciencia viene poniendo en los últimos años en las consecuencias de la reducción de las horas de sueño, un reciente estudio sugiere que perder tan sólo treinta minutos diarios aumenta el riesgo de sufrir obesidad y diabetes.

La investigación realizada en conjunto por la Universidad de Bristol (Inglaterra) y el Colegio Médico Weill Cornell (Qatar) -y financiada por el gobierno británico- analizó los hábitos de descanso de 522 personas y se concentró en los efectos nocivos para el organismo de la “deuda de sueño”.

Cada vez más personas -sobre todo los que viven en las grandes ciudades- resignan horas de sueño presionados por tareas u obligaciones que retrasan el ansiado encuentro con la cama. Y una vez allí muchos siguen despiertos un buen rato, ya sea leyendo, mirando tele o navegando por Internet. Esa “deuda de sueño” es la que intenta pagarse los fines de semana durmiendo más, pero según los especialistas no es la solución y no exime de los riegos para la salud.

La diabetes es una enfermedad crónica, no transmisible, que se caracteriza por niveles elevados de azúcar en sangre. Puede causar ceguera, insuficiencia renal y daños en los nervios (llegando en algunos casos hasta la amputación). También incrementa severamente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, a tal punto que el infarto cardíaco es la la principal causa de muerte del paciente con diabetes.

 

 

 

Deja tu comentario