Compartir

¿PERDONAR UNA INFIDELIDAD ME HACE MENOS FEMINISTA?

Perdonar una infidelidad es cuestión de cada pareja y los acuerdos que se mantengan.

Para muchos la infidelidad no está justificada, pues engañar a la pareja es sinónimo de rompimiento, y muchas veces definitivo. A pesar de que muchos están en contra de este comportamiento, existieron personajes como Sigmund Freud, que justificó la infidelidad del ser humano con dos palabras: ternura y sensualidad, las cuales están relacionadas con el deseo y el amor en la etapa edípica.

Pero cuando una de estas expresiones del ser comienza a fallar, es común que se busquen esos faltantes en otra persona y por consiguiente se dé el rompimiento amoroso con quien ya se tenía una relación “estable”.

La infidelidad es un tema que sin duda da mucho de que hablar, pues algunas personas están dispuestas a perdonarla dependiendo de la posición en que se encuentren, otras creen que sería un error rotundo y que para nada es una opción.

Sin embargo, que una relación siga fluyendo depende de cada pareja y los acuerdos que tengan o hagan para seguir adelante.

Si esta situación la inclinamos hacia un solo género, las mujeres siempre resultan más juzgadas que los hombres, sobre todo por el tema de la dignidad y el valor que “nos dan”.

Pero si eres una mujer feminista, tú puedes elegir si perdonas o no, porque estás consciente de que eso no te hace menos valiosa y mucho menos es algo por lo que te tengas que sentir humillada.

De alguna manera, las mujeres feministas están conscientes de que la culpa no la tiene la mujer con la que la engañaron, sino la pareja que cometió el error.

Si te encuentras a punto de tomar una decisión como ésta, sé consciente de las razones por las que perdonarás. Es cierto que es muy doloroso cuando alguien te engaña y probablemente afecte tu autoestima y seguridad, pero por eso debes estar bien segura de lo que terminarás haciendo.

Eso si, nunca perdones una infidelidad si como justificación te dijeron que “es natural que los hombres hagan eso”, y que pueden hacerlo por el simple hecho de ser el sexo opuesto.

Ahora bien, desde un punto de vista feminista, las relaciones amorosas requieren libertad, equidad e igualdad, lo que quiere decir que los acuerdos mutuos son cruciales para que la relación funcione, y en caso de que esos pilares no se respeten tomar la decisión de decir adiós.