Compartir

Las diez mejores cosas que pasan cuando cumples 35 años

¡Dile adiós a los prejuicios! A partir de los 30 muchas cosas mejoran en la vida, pero es justo a los 35 donde hay una madurez especial. Te contamos qué pasa en esta etapa.

Sí, en pleno 2021 aún existen muchos prejuicios sobre la edad, especialmente cuando llegas a los 35 sin haber cumplido con todo aquello que socialmente debes ‘tener’ o ‘hacer’ en esta edad. Por ejemplo tener hijos, matrimonio feliz, la casa perfecta, etc. Sin embargo, y afortunadamente, hoy tenemos más opciones y hemos descubierto que cumplir 35 es una edad increíble por muchas razones que a continuación te enumeramos.

SABES LO QUE QUIERES

Aunque siempre estamos en constante cambio, a los 35 te llega una claridad casi mágica de lo que quieres en la vida, es decir, dónde quieres vivir, si quieres tener una relación o no, si quieres seguir trabajando en lo mismo, si tus amistades valen la pena, y al darte cuenta de esto, te ahorras un buen de tiempo en esas cosas que sabes desde un principio si te suman o no.

AUTOACEPTACIÓN

Las mujeres tenemos una lucha constante con nuestro cuerpo ¡casi toda la vida! Pero a los 35 dejas de tener conflictos contigo misma, ya sea por tu piel, tu peso, etc. y mejor te enfocas en quererte; sabes que eso es para ti misma y para nadie más. Finalmente, lo que antes no te gustaba o creías que era un defecto, se convierte en tu arma más poderosa para sentirte única.

TE DAS CUENTA QUE NADA ESTÁ ESCRITO EN PIEDRA

Te vuelves más flexible a lo que pasa en tu entorno y contigo misma, y aunque puedes ser una control freak, tienes claro que la vida cambia de un momento a otro, y que si bien las crisis siempre existen, también has construido una red de apoyo para que te sostenga en los momentos difíciles, que te has fortalecido y sabrás cómo salir bien librada de cualquier problema, porque entiendes que todo suma a tu crecimiento, incluso aquello que nos duele y lastima.

ERES ECONÓMICAMENTE INDEPENDIENTE

No hay nada que nos dé más seguridad que tener nuestras finanzas equilibradas; a los 35 ya no escatimas en ti y sabes perfectamente cómo usar tu dinero. Puedes volverte loca comprando libros, pero sin dejar de lado las responsabilidades para no quedarte en ceros a fin de mes.

SABES ESTAR CONTIGO MISMA

A los 35, si algo valoras más que cualquier cosa es tu tiempo y tu paz mental, y por fin dejas de ‘buscar’, porque sabes estar contigo misma, y hacer planes sola se vuelve una gozadera; desde ir a comer hasta simplemente agarrar tu auto y salir a dar un paseo por carretera.

CONOCES TUS LÍMITES

A los 35 eres capaz de hacer grandes cosas, pero también sabes perfectamente cuál es tu talón de Aquiles y eso que te hace daño. Podría decirse que hasta sabes cómo jugar con fuego, pero siempre sin arriesgarte mucho, porque sabes muy bien lo que es quemarse.

NO DAS EXPLICACIONES

Al fin llega ese momento de no tener que decirle a nadie el por qué haces las cosas, simplemente las haces, porque son para ti. Atrás quedaron las miles de excusas del por qué no te has casado y los argumentos de por qué decidiste cambiar de carrera. Tienes claro que las decisiones que tomes son tuyas y de nadie más.

EL SEXO ES MEJOR

A veces creemos que lo sabemos todo en la cama o que llegamos a un ‘tope’ por así decirlo, peeeeero afortunadamente no es así, e incluso a los 35 descubres cosas que te sorprenden y satisfacen más de lo que pensaste, ¿y lo mejor? No temes a ponerlo en práctica, ya sea con una pareja estable o con un one night stand. También te atreves a pedir lo que quieres y eso hace de tus encuentros sexuales algo hermoso.

TIENES MIEDO, PERO HACES LAS COSAS

Si algo aumenta con la edad es el miedo y el temor a hacer cosas o perder algo, quizá es porque eres más consciente de todos los escenarios. Pero eso sí: sabes que si no te mueves de donde estás sólo por tener miedo podrías perderte de grandes cosas, desde tener otro trabajo hasta enamorarte de nuevo.

DEJAS DE SENTIRTE CULPABLE

Así es, al fin dejas la culpa atrás por hacer lo que quieres, desde quedarte en cama todo el día, comer tu helado favorito o no hacer ejercicio, hasta dejar esa relación de años que no te hace feliz porque quieres irte a vivir a otro país. Dejas de sentirte culpable porque sabes que lo más importante en este mundo eres tú misma y no debes disculparte por ello.