Compartir

¿Cómo encontrarle propósito al dolor?

Para todos los que están pasando por momento sumamente dolorosos y se sienten enojados, frustrados y no le ven razón o sentido a su sufrimiento.

Psicoterapeuta, orador y escritor con más 25 años de experiencia trabajando con niños y adultos. Dirige una de las mayores prácticas de terapia grupal en los EU. Ha sido entrevistado y citado para medios como: The Economist, The Wall Street Journal, Newsweek, The Washington Post, ABC News , NBC News sobre temas de relaciones entre padres e hijos. Autor del libro “When kids call the shots”. También es autor de un blog para Psychology Today, con más de 4 millones de lectores.

No hay escasez de tragedias en la vida. Sin embargo, la pandemia vino a traernos un momento histórico para el dolor y la angustia.

Es difícil imaginar algún momento de la historia reciente en el que nos enfrentamos a tantas dificultades y cambiaran la forma en que vivimos. Usar máscaras en público y educar a nuestros hijos en línea se ha convertido casi en una rutina. Pero hay imágenes de 2020 que siempre serán angustiosas: aumento de las tasas de mortalidad por COVID, descontento social explosivo, vergonzosas violaciones de los derechos civiles e interminables escándalos políticos.

El papel del dolor
Cuando te enfrentas a algo doloroso, es natural apartar la mirada, especialmente cuando te sientes abrumado. A veces, durante tiempos de crisis, es necesario NEGAR EL DOLOR. Otras veces es fundamental afrontar el dolor y reconocerlo.

La negación puede ser adoptiva, incluso útil, pero cuando se involucra en niveles poco saludables, el DOLOR NEGADO puede causar problemas de salud a largo plazo como:
ansiedad o ataques de pánico
depresión
trastornos del sueño
abuso de sustancias
aislamiento social
desesperación
pesimismo
dolencias físicas.

Buscando significado en su dolor
El dolor tiene su lugar en la vida. Cuando se honra y procesa de manera saludable, los aspectos positivos del dolor comienzan a surgir. POR EJEMPLO:

El dolor puede:
Hacer que reflexiones y tomes nuevas decisiones en la vida.
Profundiza tu compasión y empatía por los demás.
Despierta gratitud y aprecio por lo que tienes.
Te impulsa a tomar medidas y enfrentar la injusticia.
Te inspira a buscar hábitos y relaciones más saludables.

El dolor puede despertar un sentido profundo de significado y propósito.
Encontrar un propósito en tu dolor es una parte esencial de la curación. Es posible que nunca entiendas “por qué” se acumuló tal dolor; de hecho, la aleatoriedad de la vida puede resultar enloquecedora. Pero es esencial decidir cómo eliges vivir con tu experiencia dolorosa.

Cuando se trata de curar, el ALTRUISMO es una de las herramientas más efectivas que puedes aplicar. Para ilustrar, aquí hay casos poderosos de personas con las que trabajo:

Un hombre de mediana edad, sobreviviente de cáncer en etapa 4, trabaja como voluntario semanalmente en un centro de tratamiento del cáncer. Habla con los pacientes y sus familias, comparte su propia experiencia y los apoya durante todo el tratamiento. «Hablar con los pacientes y animarlos es lo más destacado de mi semana», dice, «Nada significa más para mí».

Una joven que luchó contra la adicción en la escuela secundaria se ofrece como voluntaria para ayudar a los adolescentes en recuperación. Al instante, se convierte en un modelo a seguir para las niñas del programa y en una abierta defensora de la sobriedad. “No quiero que otras chicas pasen por el infierno que yo pasé”, dice. “Me siento muy feliz cuando los visito. En lugar de lamentarme por lo que pasé, lo estoy usando para marcar la diferencia».

Siempre habrá sufrimientos inevitables en la vida: la desaparición de una relación, la muerte de un ser querido, la traición de un amigo cercano. Tales dolores exigen atención. La forma en que manejas tu dolor puede inspirarte a una nueva forma de ser y también alentar a los demás.

Las heridas pueden recordarte que la vida es frágil, pero también pueden recordarte que la vida es preciosa: muchos pacientes sienten que aprecian más después de un gran dolor.