Compartir

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN LA VIDA PROFESIONAL

Pon en práctica estos ejercicios que te ayudarán a incrementar tu productividad.

Estamos viviendo una época en la que tenemos que ser más productivos y eficientes que nunca. La economía global está pidiendo a gritos que aportemos más valor, a la vez que el cliente es más exigente para comprar y debemos hacerlo gastando los menores recursos. Si buscas trabajo no esperes conseguir uno ganando mejor y trabajando menos que en el anterior (salvo excepciones); así como no te quejes si tus jefes o clientes te piden más sin aumentar tu remuneración.

Es momento de ser empáticos y en el plano profesional EL EJERCICIO es un gran aliado. ¡Cuesta trabajo, lo confieso! Pero date tiempo de entrenar al menos 3 días por semana para que tengas los benedicios que te harán más productivo, eficiente, creativo y hasta más inteligente.

Beneficios del ejercicio ¡que mejorarán tu productividad!

1. Aprenderás más fácil y velozmente conceptos nuevos. ¡Vaya que esto es útil especialmente ahora! Porque el mundo está cambiando al día más rápido que en meses en otros años. Un dato ya muy contado pero que sigue siendo impactante es que evolucionamos en uso de tecnologías en 3 meses ¡lo que hubiera ocurrido en 5 años! Por eso más que nunca ¡DEBES ESTAR LISTO PARA APRENDER COSAS NUEVAS todo el tiempo!

Así como a mayor desarrollo cerebral, logramos movimientos más complejos; ocurre lo mismo para adquirir conocimientos nuevos; debido a que aumenta la producción de neurotrofina, hormona que te ayuda a producir nuevas neuronas y a tener un cerebro más apto para seguir aprendiendo y haciendo cosas nuevas. Por lo tanto, para generar nuevas redes neuronales, necesitas más neurotrofina.

El ejercicio aumenta la velocidad en la que puedes aprender y acostumbrarte a hacer cosas nuevas. Los ejercicios de alta intensidad HIIT ayudan a aprender más rápido, de hecho hay estudios que comprueban que las personas que entrenan HIIT aprenden más palabras nuevas en una clase, que aquellas que asisten sin haber hecho ejercicio; con una mejoría del 20% en la velocidad de aprendizaje de vocabulario nuevo.

Bastan de 20 a 40 min de HIIT o HIRT a alta intenisdad para aumentar en un 30% tus niveles de neurotrofina.

2. Reduce el estrés y la ansiedad. Debido al estrés en que vivimos, el cuerpo libera cantidades de cortisol constantemente (no solo en casos de peligro, como debería) y es justamente el ejercicio el que te ayuda a deshacerte de él para que no te perjudique. ¿Qué pasa con el cortisol? Te lo explico con un clásico ejemplo: una cebra escapando del chita. La cebra al sentirse amenzada libera cortisol que a su vez le da energía (liberando glucosa al torrente sanguíneo) y libera adrenalina, para salir huyendo a máxima velocidad.

El problema es que los humanos -al estar angustiados o en estrés- damos esa señal constantemente al cerebro y ¡no salimos corriendo! Seguimos sentados, por lo que esa energía se acumula como grasa en el abdomen, que es donde tenemos más receptores de cortisol. Estar estresado, angustiado o ansioso (con niveles elevados de cortisol) no solo ¡te agrava el problema! Sino que acelera la velocidad a la que destruyes tejido cerebral.

3.  ¡Te ayuda a pensar diferente y a ser más creativo! Si estás quieto, la señal para tu cerebro es que estás tranquilo y no necesitas aprender nada nuevo. Debes moverte para que a tu cuerpo le sea más fácil pensar y crear. De ahí que las juntas creativas es mejor tenerlas caminando en algún lado, sobre pelotas o superficies inestables (para obligar a aumentar la actividad neuronal) y no “arranados” en una sala de juntas.

¡Sé que en esta época es complejo! Pero puedes incluso hacer ejercicios de gimnasia cerebral antes de una reunión -o como bienvenida- para que resulte más eficiente, creativa y productiva.

No por nada los grandes empresarios, líderes, celebridades y millonarios del mundo tienen en común que hacen ejercicio (y por las mañanas).

4. Mejora tu actitud ante la vida. El ejercicio aumenta la dopamina y hace que te sientas mejor por varias horas después de haberlo hecho. Por ejemplo, lo que antes te daba placer 7/10 ahora te dará 10/10. Además aumenta la serotonina y noradrenalina, por lo que es alternativa en tratamientos para depresión, de acuerdo con ensayos clínicos hecho en adultos mayores con problemas leves, moderados, en terapia y otros ya medicados para esta enfermedad. En todos los casos, la práctica de ejercicio aumentó su sensación de bienestar y mejoró su estado anímico.

5. ¡Te hace más energético! Y mejora tu rendimiento general. Además de mejorar tu estado de ánimo, y de ayudarte a adquirir conocimientos más rápido. El ejercicio es tu aliado para reducir molestias osteoarticulares o musculares causadas por estar sentados todo el día y/o con malas posturas.

El entrenamiento (tanto cardiovascular como de fuerza) da como beneficio celular, el aumento en la cantidad de mitocondrias o de masa muscular. Ya que a más mitocondrias, más energía produces por célula. ¡Y rindes mejor en todas tus actividades!

6. Te mantiene sano y con sistema inmunológico fuerte. ¡No puedes darte el lujo de enfermarte de NADA! Y debes estar protegido, por ello, no solo tomes suplementos y comas bien, sino ENTRENA. De acuerdo con un estudio del 2020 de Richard J. Simpson, Ph.D. (profesor en los departamentos de Ciencias de la Nutrición, Pediatría e Inmunología de la Universidad de Arizona) para explicar -en el contexto actual- la relación entre ejercicio y sistema inmune, se encontró que aquellas personas con mayores puntajes de aptitud cardiorrespiratoria y que hacían ejercicio de forma moderada a vigorosa (HIIT o HIRT nuevamente ¡ojo!) mejoraban la respuesta inmune a la vacunación; disminuyeron la inflamación crónica de grado bajo; y mejoraron varios indicadores inmunes en diversas enfermedades como cáncer, VIH, enfermedad cardiovascular, diabetes, limitaciones cognitivas y obesidad.

El ejercicio cardiorrespiratorio dinámico que involucra todo el cuerpo, moviliza de forma instantánea miles de millones de células inmunes, especialmente aquellos tipos de células capaces de ejecutar funciones como el reconocimiento y eliminación de las células infectadas con virus. Cuando entrenas con frecuencia, las células inmunes que se movilizan con el ejercicio están activadas y “buscando pelea” lo que nos hace más resistentes a las infecciones.

A pesar de que actualmente no existen datos científicos acerca de los efectos del ejercicio sobre el coronavirus, sí hay evidencia de que el ejercicio puede proteger al hospedero de muchas otras infecciones virales, incluyendo la influenza, el rinovirus (otro causante del resfrío común), entre otros.

Hacer ejercicio cardiovascular, de fuerza y/o alta intensidad HIIT  aumenta la cantidad de neuronas nuevas, gracias a un aumento de la Neurotrofina (BDNF); reduce el cortisol, el estrés y mejora tu estado de ánimo. Además ayuda a tratar depresiones y fortalece tus sistema inmunológico.

Así que si como muchos, andas bajoneado, preocupado o disperso ¡ponte a hacer ejercicio! Puede ser lo que te falta para poder dar el 100% en tu trabajo y conservarlo; o si no lo tienes, para tener ese empuje para autoemplearte, emprender o encontrar algo nuevo.