Compartir

Te damos el paso a paso para lavar correctamente tu cubrebocas de tela

Si has optado por la versión ecológica para evitar la propagación del Covid-19, te contamos cuales son los cuidados que debes de tener con tu cubrebocas reutilizable.

A causa de la crisis sanitaria de coronavirus, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado el uso de cubrebocas para evitar la propagación de la enfermedad.

Y es ahora que el cubrebocas forma parte de nuestra vida cotidiana y de nuestra vestimenta diaria necesaria para poder salir de casa, pero ¿te has preguntado si usas correctamente tu mascarilla reutilizable de tela?

Cómo sabes, al principio de la pandemia hubo un gran desabasto de material de limpieza y cubrebocas, por lo que algunas marcas optaron por desarrollar mascarillas de tela reutilizable que además de protegerte, son mucho más económicos y ecológicos, además de que dejan los cubrebocas de uso clínico disponibles para los profesionales de la salud, que luchan contra el coronavirus constantemente.

Además, cada vez surgen más tutoriales que nos enseña a hacer cubrebocas de tela fácilmente y paso a paso.

EL USO CORRECTO DEL CUBREBOCAS DE TELA

No olvides que usar cubrebocas es un gesto de respeto a las personas que te rodean, ya que podrías contagiar a las personas a tu alrededor sin siquiera saberlo. Así que no olvides que tu mascarilla debe de cubrir tu nariz y boca, por completo, todo el tiempo que estés fuera de casa y convivas con personas que no viven contigo.

“Si yo (persona enferma) no utilizo cubrebocas y tú (persona sana) sí haces uso del mismo, la eficiencia baja hasta un 20 por ciento. Y si ambas personas, enferma y sana, usan cubrebocas esa efectividad aumenta hasta en un 80 por ciento de protección,” asegura Paola Johana Hernández, coordinadora auxiliar de vigilancia epidemiológica de la Oficina de Representación del IMSS Ciudad de México.

De acuerdo a estudios científicos, debes de cambiar de cubrebocas cada 6 horas máximo (dependiendo de su calidad) para asegurar su efectividad y debes de tomar descansos para poder respirar adecuadamente (y evitar problemas respiratorios, a causa de mala oxigenación que provoca usar un cubrebocas por períodos prolongados).

¿CUÁL ES LA FORMA CORRECTA DE LAVAR TU CUBREBOCAS DE TELA?

De acuerdo a los expertos, para evitar un posible contagio debes de seguir tres sencillos pasos para lavar correctamente tu mascarilla de tela.

PASO 1

Utiliza un recipiente donde puedas dejar remojando tu cubrebocas con agua. Lo más recomendable es usar agua caliente y jabón (pero si no te es posible puede usar agua a temperatura ambiente) y dejar reposar de 30 minutos a una hora.

Si prefieres usar cloro, puedes aplicar una cucharada cafetera de cloro en medio litro de agua (temperatura ambiente) y esperar 5 minutos. Solo recuerda siempre usar guantes, pues el uso excesivo de esta sustancia puede perjudicar los colores de la tela.

TIP G: Mantén tú recipiente de agua con cloro lejos del alcance de niños y animales.

También puedes hacer una mezcla de agua con el líquido sanitizante de tu preferencia. En caso de preferir este método, asegúrate de que tu producto de limpieza elimine el 99.9% de baterías.

PASO 2

Lava ambas caras de tu cubrebocas (no te olvides de los cordones con los que se sujetan a tus orejas) a mano, sin aplicar demasiada fuerza. Si prefieres usar lavadora, puedes agregarlo a tu carga de ropa en un ciclo normal de lavado.

¿Elegiste remojarlo en cloro? Entonces, después de los 5 minutos de reposo deberás tirar el agua y tallar solo con agua y jabón.

PASO 3

Enjuaga muy bien tu cubrebocas con agua temperatura ambiente y déjalo secar directamente al sol. Puedes usarlo hasta que se encuentre completamente seco.

RECOMENDACIONES EXTRA PARA ASEGURAR LA EFECTIVIDAD DE TU CUBREBOCAS

La recomendación general es tratar este artículo de protección con los mismos cuidados de higiene que usas para tu ropa interior:

  • Nunca debes de compartir con alguien más tú mascarilla.
  • Una vez que te lo retires ya no debes de reutilizarlo.
  • No reutilizar tu cubrebocas en el mismo día sin antes lavarlo.
  • Evita tocarlo con las manos sucias al ponértelo y retirarlo.