Compartir

CONSEJOS PARA MARCAR LÍMITES Y REFORZAR LOS LAZOS EN TU RELACIÓN

Cuando todas las piezas están en su lugar y hay comunicación creamos relaciones más fuertes.

“Marcar límites” puede sonar como algo drástico, sin embargo, es una de esas conversaciones que agradecerás haber tenido y que te ahorrarán más de un drama en tu relación.

“Aunque ‘comunicación efectiva’ te suene a materia escolar, muchos expertos en psicología concuerdan en su importancia para mantener el equilibrio en cualquier tipo de relación”, explica Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico. “Esto es básico para marcar límites de forma empática, los cuales, lejos de ser una serie de ‘restricciones’ o ‘sentencias’, son la clave para vivir una dinámica sana y plena, además de crear lazos más sólidos”, asegura.

¿Quieres comprobarlo? Estas son 4 maneras de “marcar límites” que puedes poner a prueba para establecer qué sí y qué no,  mejorar la comunicación y formar lazos más fuertes en tu relación.

Empieza por conversar contigo misma

Los límites son todos aquellos puntos en donde debes “tomar una decisión” o en los que puede existir un conflicto o choque de ideas. No solo nos referimos a lo físico o al sexo (aunque es muy importante), si no también a toooodo lo que implica una relación: conocer a su familia, sus amigos, cómo se involucra en cada aspecto de tu día a día, el tiempo que pasan juntos, hasta lo que comparte u opina respecto a cosas importantes para ti. Pero, para definirlo con alguien más, primero debes poder hacerlo contigo misma. Aunque no quieras complicarte y prefieras que las cosas fluyan, eso no significa que no sea bueno tener en claro “hasta dónde” puede llegar ese chico.

Couple arguing while sitting on sofa

No asumas, mejor habla

Seguro él ya sabe qué opino” o “Estoy segura de que entiende cómo me siento” son invitaciones a crear confusión o malentendidos. Aunque a veces parezca obvio o más cómodo asumir que él “tiene una idea”, “sabe cómo eres” o que “tiene la experiencia de otras relaciones”, siempre es mejor ser específica y directa sobre las cosas que quieres, lo que te molesta o el punto hasta donde quieres o no llegar. Por otro lado, hay una diferencia abismal entre ser sincera, abierta o transparente… y ser demasiado cruda. La honestidad no es excusa o justificación para la crueldad.

Elige el timing adecuado

Si hubo un momento incómodo, una discusión  o simplemente están muy acaramelados, es poco probable que estén en el mood correcto para decidir exactamente cuáles son esos límites. Dejarse llevar por el momento puede conducirte a tomar decisiones y decir cosas que, en realidad, no reflejan lo que piensas. En otra palabras, no te comprometas a “una relación para toda la vida” cuando tus hormonas están al límite, ni lo sentencies a no más sexo porque hizo algo que no te gustó. Define esos límites cuando tu cabeza esté fría y el contexto sea el adecuado.

Hablen de lo “incómodo” antes de que sea insoportable

No des vueltas o sigas postergando esa conversación que, aunque sabes que es necesaria, decidiste aplazar porque es “mucho rollo”. El problema de guardar esas conversaciones para después es que, usualmente, terminan por explotar porque los tomó desprevenidos o caen en un “error” o actitud que pasa una raya que no querían que se cruzara. Temas como el sexo, la dinámica con tu familia o tus amigos, y hasta cómo te sientes con que interactúe con personas de tu trabajo, son importantes. Decidan cuál es la mejor manera de tratarlos.

Close up on a man and a woman holding hands at a wooden table

Ser clara con tu chico (y sobretodo contigo misma) es una de las mejores acciones al principio de la relación. Se vale desde solo querer pasar un buen rato, hasta buscar a tu alma gemela. Pero, si no lo defines desde el comienzo, encontrarás que el juego del dating se convierte en un círculo vicioso y es más difícil cuando no sabes exactamente lo que quieres.