Compartir

Ejercicios mindfulness que te ayudarán a calmar la ansiedad

El mindfulness puede ser tu mejor aliado para llevar un estilo de vida mucho más tranquilo, alejándote de la ansiedad. ¡Te contamos en qué consiste!

Bien dicen que nuestro pensamiento es la clave para lograr lo que sea, y en el caso del minfulness, esta afirmación se reafirma. Para muchos, la ansiedad, el estrés y la depresión son trastornos que acompañan el día a día, mismos que se intensifican tras las ajetreadas rutinas en las que apenas se tiene tiempo para dar un respiro.

No obstante, está comprobado que tomarse un momento de tranquilidad para practicar el mindfulness —aunque sea por unos minutos— puede resultar sumamente beneficioso para tratar dichas problemáticas. ¿Todavía no sabes cómo empezar? Aquí te contamos todo lo que deberías de saber.

¿Qué es el mindfullnes?

El mindfulness es una práctica que se basa en la ‘atención plena’. Esta técnica psicológica y de meditación busca crear consciencia sobre nuestro yo interior y aquello que nos rodea, enfocándonos enteramente en el momento presente.

Actualmente, se ha consolidado como una filosofía y estilo de vida que nos incentiva a dominar nuestras emociones y enfocarlas a vivir plenamente cada día. Esto contribuye a lograr un ritmo de vida mucho tranquilo y enfocado.

¿Cuáles son los beneficios del mindfulness?

Si bien las principales razones para practicar el mindfulnes es mitigar problemáticas psicológicas la depresión, la ansiedad y el estrés, también se ha comprobado que posee otros grandes beneficios.

De hecho, la revista Journal of Internal Medicine demostró que con tan solo practicarlo 30 minutos al día puedes mejorar tu memoria, combatir el insomnio, estimular la creatividad, mejorar el estado de ánimo y hasta la autoestima.

Si piensas que ya has probado de todo para reducir la ansiedad (incluyendo tés relajantes), el mindfulness podría ser la mejor alternativa para ti.

Los ejercicios mindfulness para calmar la ansiedad

A continuación te damos tres ejercicios clave y súper sencillos para que comiences a beneficiarte del mindfulness en tu vida.

1. Inicia tu día con mayor consciencia

Olvídate de despertar con prisas y mejor date unos minutos para incorporarte con tranquilidad. Justo cuando te despiertes, siéntate en la cama, posa las plantas de los pies firmemente sobre el suelo y espera unos mitos en postura perpendicular.

La idea es que en ese pequeño lapso vayas cobrando consciencia de cada parte de tu cuerpo y de las sensaciones corporales. Esto ayuda a despejarte mentalmente y restablecer un equilibrio físico y emocional, reduciendo la ansiedad.

2. Practica la observación consciente

Otro ejercicio muy práctico y efectivo dentro del mindfulness es la observación. Basta con centrar tu atención en un objeto específico dentro de tu habitación y mantenerlo en la mira por algunos segundos.

Lo importante es que tanto tu mirada, como tu mente estén enfocadas en ello sin desviar la atención a cualquier otra cosa.

Durante un minuto, fíjate en todos los detalles: su forma, tamaño, color, textura, utilidad, etcétera. Te ayudará a mantenerte concentrad@ y sin desviar la atención hacia otro lado.

3. Centra tu atención en los sonidos

Poner plena atención en todo aquello que te rodea es otra forma de calmar la ansiedad a través del mindfulness. Solo necesitas tomarte algunos minutos para permanecer alerta y hacerte consciente de todos los sonidos a tu alrededor.

La idea es que te concentres únicamente en el ruido que emiten, más no en los pensamientos que te evocan o el intentar descifrar de dónde provienen. Si lo prefieres, también puedes hacerlo con música instrumental.